divendres, 13 d’abril de 2012

Para ti - Carta 1

Me he levantado esta mañana con una canción en la cabeza. Abro los ojos y, "Sácalo, saca a tu perro, sácalo". Una sonrisa se ha dibujado en mi cara. Me gusta esa canción. Sí. Me gusta la alegría de esa canción. El canallismo de tu voz y de tus palabras. La manera de tocar la guitarra, de mover los hombros y de sonreír mientras cantas. Creo que no sabes lo que eres capaz de transmitir. Y no hablo de tus canciones, no. Hablo de ti. Una simple mirada, una mueca o un movimiento de ojos te delatan. Aunque a veces te hayan dicho que eres un muro, que eres de hierro, que eres blanco y rígido. Yo no te veo así. De hecho, nunca te he visto así. Siempre te he visto al contrario. Transparente. Como el agua. O el aire. Y esta mañana, he abierto los ojos, me he lavado los dientes y, zas, tu canción, tu ritmo, tu alegría, tu vida, se me ha metido en la cabeza.

Entonces, te he enviado un mensaje. Porque he pensado en ti. Bueno, más que pensar, lo que ha pasado es que te has metido en mi mente. Como un instruso, como un ladrón de espacio. Y te he escrito, pensando que todo iba bien, pensando en vanalidades, creyendo que las cosas no pueden ir mal, que siempre van bien. Engañándome. Porque desde hace dos días, cuando me llamaste, supe que ocurría algo. Lo noté en tu voz. En tu manera de expresarte y de hablarme y de comunicarte conmigo aunque las palabras me dijeran cosas sin sentido. Supe que tenías miedo. Y yo también lo tuve. Pero tengo la manía de pensar que todo va bien, que todo tiene que ir bien, que, por cojones, todo va a estar bien. Pero no. Creo que hoy te he enviado un mensaje para poder mantener esa distancia. Para no encontrarme con tus palabras. Para no encontrarme con la verdad que sabía que existía pero que prefería hacer ver que no. Prefería fingir una sonrisa de plástico en mi cara, por eso de no sufrir.

Y me has llamado. Te he saludado sonriendo plásticamente y me has arrancado esa estúpida sonrisa de mi cara. Entonces, me he dado cuenta de la existencia de lo absurdo. Lo absurdo de todo. Y, también, he sentido que te quiero, que te quiero porque me gusta como eres, te quiero porque cantas la canción del perro, te quiero porque eres una persona llena de cosas buenas. Y porque te quiero, quiero intentar hacerte sonreír. Aunque las sonrisas se tengan que buscar en el fondo del pozo, aunque tengamos que remover arenas movedizas y enfrentarnos con lobos, dragones y monstruos de esos que sólo salen en las pelis de miedo.

Ahora tú sólo tienes que luchar por ti. Yo, mientras tanto, lucharé por buscar tu sonrisa y dártela en la mano, como se dan los caramelos o las chucherías.

1 comentari:

  1. EDITORIAL PORTILLA FOUNDATION
    Hola Amigo escritor: Lo invitamos a unirse a la EDITORIAL PORTILLA, una editora sin fines de lucro, las ganancias de la editorial serán invertidas en la lucha contra la Diabetes. Aquí los escritores podrán publicar sus obras por el Internet y en las cadenas de librerías en los cinco continentes sin costo alguno. No rechazamos a nadie porque creemos que todo pensamiento merece ser preservado para las futuras generaciones. Todos los escritores recibirán en 50% de las ganancias por el Internet y el 10% por las ventas en las librerías. Tenemos varias convocatorias para concurso. Visite nuestra página web: www.editorialportilla.com o envíenos un correo a: editorialportilla@hotmail.com
    Saludos Cordiales; Magy: Secretaría Ejecutiva.

    ResponElimina

mis palabras a tus ojos