dilluns, 13 d’agost de 2012

Fuego



"Es el calor. El calor que me sube por las entrañas y me hace escupir lava de fuego. El calor que me sube a los ojos y hace que llore lágrimas de ácido sulfúrico. El calor que recorre mis venas y que me quema por dentro mientras grito por un dolor que es placer y es dolor y placer y dolor otra vez. Es ese tipo de calor, ese tipo de sensación que hace que mi corazón arda en llamas el que has metido tú en mi vida. Y te odio por eso. Te odio porque yo soy más de agua, de cielo azul y de tranquilidad. Yo soy más de aire puro, de verdes montañas y de cabras montañesas. No quería descubrir lo que era el fuego, ni la sangre a borbotones ni los demonios horribles y terroríficos que has metido en mi cuerpo en mi cabeza y en mis pupilas. Odio que me hayas mostrado ese submundo, odio que me hayas mostrado que la gente aparentemente bella, tranquila y de agua, puede esconder fuego, tritones y dientes de tiburón.

Todo empezó cuando decidí quererte. Lo hice tirándome de cabeza al océano, al agua fría y llena de peces. Empecé a nadar, siguiendo el compás de las olas, siguiendo mis pulsaciones, siguiendo el recorrido acuático que tú y yo hacíamos con nuestros besos. Pero paraste mi nado. Lo paraste haciéndome una ahogadilla que duró más de lo que tenía que durar. Casi me ahogué. Pero todavía permanecía en el agua, en la pureza y frescura del agua. Aún no. Pero entonces, esa zambullida hizo que mi nado a tu lado fuera un poco más distante, nadaba contigo, sí, pero un poco detrás, para ver tus movimientos y que no volvieras a hacerme un jueguecito así. No quería volver a ver la parte terrorífica al agua, a mi agua, a mi sitio en el que tan tranquila y en paz me sentía. Iba detrás de ti para poder ver cómo te movías. Pero volviste a hacerlo, volviste a girarte, a coger de mi cabeza y a zambullirme bajo el agua. Entonces, perdí el conocimiento.

Cuando desperté, habías substituido mi agua, mi hábitat, con mis peces, mis algas de coral y mis sirenas por un lugar lleno de fuego, de sudor, de calor, de asfixiante calor y de personas con cara de monstruos. Grité. Terror. Miedo. Asco. Pero te vi. Entre toda esa mierda te vi a ti, caminando entre el fuego, con tu cara de animal de agua y esa manera única de sonreír. Cogiste mi mano "Ven, no te asustes". Y me dejé acompañar al inframundo al que me habías llevado.

Y ahora, ahora quiero volver a meterme en el agua. Ahora quiero limpiar el olor a humo, a quemado y a muerte que has metido en mi nariz. Ahora quiero nadar, bucear, meterme en el silencio del aguapordentro, en ese eco y en ese hueco vacío que aparece cuando tus oídos se sumergen en el mundo del agua, en mi mundo. Pero todavía tengo rastros del calor, todavía tengo heridas y cicatrices del fuego abrasando mi piel, del demonio cogiendo y aplastando mi corazón, de los ojos inyectados en sangre y en rabia. Ahora soy una mezcla. Una hermafrodita. Alguien que quiere quitar esa mitad impuesta y volver a estar limpia. Limpia del calor. Limpia del horror. Limpia de ti."

Después de esto, después de que Clara dijera esto sobre el acantilado, alzó los brazos y, de espaldas, sin pensarlo siquiera un segundo, se tiró al mar. Ahora debe de estar llena de peces, con cola de sirena y el pelo repleto de corales. Porque allí y sólo allí es donde ella debe estar.


dimecres, 8 d’agost de 2012

Recuerdos de alguien

Recuerdo que  yo tenía tan sólo nueve años. Estábamos en el parque del pueblo, junto al lago. No era uno de esos días preciosos ni de postal, más bien era uno de esos días en los que apetece estar en casa, tapada y tomando una taza de leche caliente. Pero estábamos allí. Solas. Mirando cómo los patos nadaban tranquilamente sobre el agua, como si no pesaran nada, suspendidos sobre el material extraño del agua que, si lo tocas, se escurre entre los dedos. Y allí estaban ellos, majestuosos, nadando sobre el agua y demostrándonos lo lejos que estamos de la comprensión de la naturaleza. Nosotras allí éramos simples espectadoras del funcionamiento del mundo. Y las dos estábamos fascinadas. Estuvimos como quince minutos mudas, mirando hacia el lago que tantas veces habíamos visto pero al que nunca habíamos clavado los ojos con la fuerza de una atenta mirada. Y nuestra fuerza se había convertido en un imán, un imán capaz de acallar cualquier palabra vacía que en ese momento podríamos haber dicho. Era inútil intentarlo. El silencio eran las mejores palabras para describir ese momento.

Fue ella, con un estornudo, la que rompió la conversación insonora entre nosotras y la naturaleza. Sonrió con timidez, sabiendo lo que había hecho, y me cogió de la mano. La tenía fría y caliente, todo a la vez. Los dedos congelados pero la palma ardiente. Se levantó del suelo, me miró, volvió los ojos al lago y se puso a cantar. Lo hizo así, sin motivo, sin lógica y sin vergüenza. Se puso a cantarle al agua como si fuera su hija pequeña, como me cantaba a mí por las noches antes de dormir. Sentí cómo yo desaparecía, momentáneamente, de su mundo, de ese instante que conformaba su presente. Ella estaba sola con el lago.

mis palabras a tus ojos