dijous, 15 de març de 2012

Gris.

Y vuelvo a abrir los ojos y el mundo sigue igual de gris. No sé, pensaba que cerrando los ojos fuerte, muymuymuy fuerte, podría borrar esta niebla que invadió ayer la ciudad y que ha invadido mi mirada. Pero no. Me he levantado y hoy el día está más nublado que ayer. Y no sé qué se supone qué debo hacer para que el sol vuelva a brillar, allá, tan arriba, y las nubes vuelvan a parecer algodones de azúcar, las sonrisas vuelvan a ser tajos de melón o de sandía. Ahora todo lo veo deformado. O quizás es mi mirada que lo deforma. Sólo veo grisgrisgris. Y siempre he odiado ese color. Recuerdo que, de pequeña, una profesora de inglés me preguntó por mi color favorito. "Sontantos" dije "El amarillo, el verde, el azul, el lila... ¡tantos!", seguí, "Lo que tengo claro que odio el gris", "El gris?", "Sí, es un color feo como ninguno".

Y ahora mi mundo se ha pintado de este horrible color. Y yo, te juro, que yo pensaba que hoy me levantaría con más vida en las pupilas. Lo juro. Pensaba que me levantaría llena de algo. De energía, de optimismo, de algoparecido a las ganas de vivir. Pero ha sido abrir los ojos y el gusano. Sí. Otra vez el asqueroso gusano recorriendo mis entrañas. No sé. Creía que sería un poco más fácil. De verdad. Sé que "es normal y que todo tiene un proceso y BLABLABLA". Realmente pensaba que estaría mejor. Que le sacaría lo bello a lo feo, como siempre hago. Pero no. No sé cómo hacerlo. No sé cómo se supone que tengo que hacerlo en este momento. En este momento en el que tú ya no estás conmigo. En este momento en el que todo el mundo parece tener tu cara. En este momento en el que incluso una moto me recuerda a ti. En este momento en el que querría quitarme el pumpum y cambiarlo por una fría máquina automática, sin cerebro. Una máquina de hacer veneno. Sí. No estaría nada mal.

Pero sigo aquí. Con este mundo gris. Este mundo gris que quiero colorear. Quiero colorear pero he perdido mis pinturas y mis pinceles.

1 comentari:

  1. Una vez me dijeron:
    "que no hay mal que cien años dure" y que "la soledad nunca es eterna".

    Personalmente odio el amarillo. Lo odio con todas mis fuerzas. Me parece un color absurdo.
    Pero aún así tengo que confesar que lo intento aprovechar. Como he podido comprobar, odias el gris. Pero aún así lo aprovechas, lo haces tuyo y con él le das vida a un texto precioso.

    Lucha, lucha... y ese gusano saldrá sólo por su propio pie. Sinceramente te digo: que hasta el tiempo necesita tiempo. Date tiempo y su rostro formará parte del pasado
    un abrazo del Loco soñador

    ResponElimina

mis palabras a tus ojos