dilluns, 2 de gener de 2012

escudo



Pues se ve que al final sí. Al final me he puesto una coraza en el nózaroc. Sin darme apenas cuenta. Lo he hecho. Y de verdad que creía que eso era algo así como imposible. Imposible. Pero no. Nada lo es. Y ahora no me duele tanto. Ya no eres capaz de rompérmelo en pedazos. No, ya no. Ahora ya llevo parches porsiacaso. Y esos parches han tapado la sangre que anteayer empezó a borbotar. Tapado no chorrea y si no chorrea es como si no existiera. Ojos que no ven etcétera. Pero mis ojos de dentro sí que veían. Y sentían. Notaban el calor de la sangre llenándome las tripas, inundando mis entrañas y saliéndome por las uñas. Y hoy ya no he podido más. La sangre me llenaba la boca y nunca me ha gustado su sabor. Así que te la he escupido. Y creía que sacar el parche sería más doloroso, como arrancarse una tira de cera caliente. Pero no. La sangre ha salido. Se ha ido fuera de mí. Y no me ha dolido. Casi. Me dolía más tenerla dentro dando vueltasymásvueltas. Sin parar. Ahora te la he devuelto y no sé qué espero de ti. Creo que nada. Ya nada. Quería devolverte la sangre. Sólo eso. Quería devolverte la sangre y que ahora hagas tú loquetedélasantagana. A mí ya me da un poco igual. Creo. Sólo sé que prefiero mi boca con gusto a saliva que con el gusto ácido y metálico de la asquerosa sangre. Sólo eso.

2 comentaris:

  1. Una vez le oí decir a un sabio: "Que asta el tiempo necesita tiempo"
    Otro no tan sabio, también dijo algo como: " no hay mal que cien años dure"
    No sé, pero la poca experiencia me dice, que en esta vida, todo sentimiento si no se cuida es efímero, tiende a desaparecer.
    Así que intenta olvidar el sabor de la sangre. Y este desaparecerá por si solo. Deja al sabio corazón, que solo cicatrice. Pues él no solo es sabio sino fuerte. Y busca ilusiones, que estas se esconden. Pero si las buscas, aparecen.

    ResponElimina
  2. Descuida, todo pasa. La siguiente fase es la mejor y ya casi estás en ella.

    ResponElimina

mis palabras a tus ojos