dimarts, 5 d’abril de 2011

Sigopensando.


Ya lo dije hace un tiempo. Ponte los guantes de boxeo de una puta vez. Y sigues sentado en tu casa, fumando tabaco, fumando marihuana, bebiendo cervezas, ronconcocacola y mirando series de la tele.

Y yo me encuentro sola, absolutamente sola, en este ring que has contruído para mí y yo ni siquiera sé cómo se da un puñetazo. Me encuentro en una esquina del ring, en el suelo, sentada, esperándote, con la esperanza de que vengas, de que llames, de que me ayudes a levantarme del suelo y me enseñes a pelear y yo te enseñe a curarme y te sienta dentro, en medio de mi pecho, sintiendo que tu corazón se une al mío sin necesidad de nada más que un hola cariño, estoy aquí.

Pero nada. Ni una palabra. Y yo sigo en el ring, cada vez más cabreada, fumando cigarros sin parar, ahogando mis pulmones antes sanos ahora infectados de la mierda que tú me has traído. Con la esperanza, demierdaesperanzademierda, de verte aparecer en la puerta de mi trabajo con una tarta de besos y un abrazo de fresa.

Te he dado un plazo mentalmente para que te acerques al ring y te pongas, porfin, los guantes de boxeo. Pasado este plazo, seré yo la que baje y me marche a mirar la tele, fumando marihuana y bebiendo litros de alcohol.



Me recuerda a alguien bonito y me hace gritar y morirme del gusto del grito:
http://www.youtube.com/watch?v=TbD5mFBW73Y&playnext=1&list=PLB3B9BAE2BBEC9BD4








abatida.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

mis palabras a tus ojos