dilluns, 4 d’abril de 2011

¿Cómo?


Hace unos días escribí sin tiempo, escribí casi sin palabras ni pensamientos. No sabía demasiado qué decir, porque no sabía demasiado qué pensaba. Y me agobié. Me agobié al pensar que no tenía nada dentro, que el tiempo se estaba comiendo mi cuerpo y mi mente y mis sentimientos. Y me asustó. Por eso pensé e intenté saber cómo estaba yo. Escribir como terapia. Como autoconocimiento. Ojalá hoy todo fuera igual. Ojalá mi cabeza estuviera pensando en el trabajo, en los planes para semana santa, verano, este fin de semana. Pero no.

Hoy estoy adentro. Muy adentro. Tanto que no puedo ni sacar la cabeza para respirar. Y me ahogo dentro de mis entrañas, mezclándome entre la sangre, las lágrimas y mi corazón teñido de negro.

Como cuando buceas en la piscina o en la playa y te fuerzas demasiado y acabas sacando la cabeza con ansias, con miedo de muerte, y el primer respiro duele, duele en el pecho, como si ardiera, como si no se acordara de respirar, ¿sabes lo que digo? Pues así me duele a mí ahora.

¿Cómo se hace para dejar de pensar? ¿Cómo acallo mi voz, la de dentro? ¿Cómo se hace para olvidar algo que te ha hecho estallar el corazón en lágrimas? ¿Cómo se puede volver a reír a carcajadas cuando sientes que sólo con respirar tu cuerpo flojea?

¿Cómo coño pueden seguir pasando los minutos, y la gente andando y hablando, mientras yo desaparezco del mundo de fuera y me meto dentro de mi piel para protegerme del mundo, para protegerme de ti, que tanto te quiero y tanto me duele quererte?

Hiciste plaf y borraste la sonrisa de mi cara, de mis pies, de mi ombligo. Ahora quiero que del mismo modo como lo hiciste, plaf, te borres de mí, se borren tus caricias, tus miradas, tus besos, tus palabras.

No quiero quererte más.



Sólo quiero dormir, sólo quiero soñar.
(tocadayhundida)



http://www.youtube.com/watch?v=StSbwwyyuo8&feature=related

1 comentari:

  1. ¿Cómo dejar de pensar? Buena pregunta. Hay personas que, aunque lo intenten durante toda la vida, nunca lo consiguen plenamente. Y, aunque una minoría lo haya conseguido, lo importante no es eso, sino el camino. Te recomiendo a Lao Tsé. Puede abrirte una ventana para que respires :)

    ResponElimina

mis palabras a tus ojos