dimarts, 17 d’agost de 2010

Hermanas.


Mónica sentía una atracción diferente hacia su hermana, un sentimiento más allá del familiar que le invadía las venas, la mente y el sexo.

Todo empezó una tarde de invierno.

Mónica tenía ocho años y Silvia diez. Sus padres se habían ido al cine a ver una película de mayores y las niñas se quedaron en casa con la chimenea, sus juguetes nuevos y la compañía la una de la otra. ¿Jugamos a madres y padres?, ¡Sí!, y pusieron una película de madres y padres y empezaron a imitar todo lo que en ella hacían, se besaron, se tocaron, se observaron, se exploraron, se sintieron y luego continuaron jugando a las muñecas.

Nunca jamás volvieron a hablar de ese episodio de sus vidas. Silvia logró borrarlo por pudor, por vergüenza, por escándalo. Pero Mónica no.

Desde entonces, Mónica espiaba a su hermana en la ducha, cuando se cambiaba de ropa, cuando estudiaba, cuando leía, cuando se miraba al espejo y se creía sola,

m i e n t r a s d o r m í a

Muchas eran las noches que Mónica se escapaba de sus sábanas y acudía a la habitación de Silvia. La encontraba en el territorio de sus sueños, con una expresión plácida, angelical, inconsciente y Mónica le acariciaba las mejillas, los labios, el cabello rubio, pero lo hacía con manos de cristal para así evitar que ella saliera del mundo de ojos para dentro y volviera a la realidad de la noche oscura y los grillos cantando y su hermana enamorándose de ella. Así que iba con cuidado, con mucho mucho muchísimo cuidado para que el tacto de sus dedos casi no existiera. Se metía bajo las sábanas y le acariciaba los muslos, los pechos, el sexo, casi sin respirar, sudando lagos enteros y con el corazón a punto de salírsele por los ojos.

Eran noches secretas, noches que no existían para nadie, noches invisibles que Mónica deseaba y ansiaba durante las horas que el Sol estaba allí arriba mostrándolo todo con demasiada absurda claridad.

Por eso, Mónica le declaró la guerra al Sol.















_______________________________________________________________

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

mis palabras a tus ojos