diumenge, 29 de maig de 2011

.

.


Estaba loca. Sí, estaba loca. O, por lo menos, eso es lo que decían. Y no una persona. Muchas. Sus vecinos, el panadero, la farmacéutica, su amiga María y su hijo. Su hijo. Cuando pensaba esto, el corazón se le llenaba de vapor frío y le dolían los pulmones. Por eso, cuando pensaba eso tan horrible, se ponía a saltar y a gritar. Era la única manera de llenar su corazón de aire caliente. ¿Loca? Sí, quizás. Pero por lo menos sabía cómo curarse el dolor.











.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

mis palabras a tus ojos