divendres, 7 de gener de 2011

dicho he.


“Si yo pudiera…” dicen algunos. ¿Y qué te lo impide? Nosotros mismos nos apretamos más las cadenas y las hacemos tan evidentes que casi se pueden tocar. “Si yo pudiera…” Termina la frase. Y hazlo. Nada es tan real como tus manos. Y la vida está en nuestras manos. El ser humano no es fuerte, más bien al contrario. Pero su poder, su gran poder, su enorme poder, es que él manda sobre su vida. Y esta arma social está acallada por las grandes voces de “los de arriba” que sólo hacen que dibujarnos los grilletes que nosotros solitos nos encargamos de evidenciar. Coge tu vida y haz con ella lo que te plazca, lo que te salga de la punta de.

1 comentari:

mis palabras a tus ojos