dilluns, 6 de desembre de 2010

Hogar.




De vuelta a la ciudad. Al calor del hogar. Darle un beso a mi madre, a mi padre, jugar con mi pequeña negra y volver a verme en el espejo. En las últimas semanas mi figura se había desdibujado y por más que mirara no podía ver con claridad. Me empeñé para verme, incluso cogí un pintalabios rojopasión y pinte mi cara en él. Pero era un dibujo, y además, un dibujo feo. Ahora he vuelto de dónde me fui. Y he vuelto con la cara lavada y la boca llena de aire. Creo que estoy contenta. O, por lo menos, me siento bien aquí. Y lo sé porque mi cabeza está llena, casi a rebosar. Fíjate, la otra noche no me podía ni dormir. Cuando los pajaritos se mueven es mejor que les abras la jaula. Y eso hice. Estoy contenta, sí, creo que lo estoy. Hoy me he mirado al espejo y me he pintado los labios, mis labios, de rojopasión.



________________________________________________________________

4 comentaris:

  1. Elia, soy Luisa del Bubisher. Mi correo es luisami@hotmail.es lo has enviado a .com y por eso no me ha llegado. Si quieres renvíamelo a la dirección correcta. Un saludo.

    ResponElimina
  2. eres un espejo. una parte de mí. te siento en casa, te siento cerca, has puesto palabras a lo que siento.
    gracias.

    preciosa.

    ResponElimina
  3. Se nota que estas bien , muy bien diria yo.....quizás es porque tanta responsabilidad te abrumaba. Estas dando los pasos correctos y seguro que encontrarás tu camino.
    Ya ves que te sigo leyendo preciuos

    ResponElimina

mis palabras a tus ojos