dijous, 18 d’agost de 2011

Planes de chocolate.



¿Sabes? A veces imagino nuestra vida juntos. Una casita en la playa, dos, tres, cuatro o cinco perros a nuestro alrededor. Yo leyendo en la terraza, mirando a la playa, con la voz del mar susurrando algo que no soy capaz de entender. Y tú sentado a mi lado. Bebiéndote una cerveza, si puede ser Estrella mejor que mejor. Sí. Sentado a mi lado y acariciándome la pierna mientras te enciendes un cigarro o lees el periódico o escuchas música o, simplemente, miras al infinito, mirandosimirar porque, en realidad, miras hacia dentro, de poros hacia dentro.

Imagino todo esto. Y te imagino conmigo. Porque no puedo ni quiero imaginarme todo esto si tú no estás. No. Quiero vivir todo esto contigo. Y si en lugar de una casita en la playa es en la montaña o es un piso pequeño en plena ciudad, me da lo mismo. Sentiré el mismo placer en cualquier lugar en el que esté tu mano sobre mi piel. Sí. Es bonito pensar todo esto. Es bonito soñar. Es bonito imaginar. Es bonito creer que vamos a estar siempre juntos. Aunque luego no pase, aunque luego nos ensuciemos, sea lo que sea, ahora me da igual. Porque ahora siento que quiero vivir a tu lado. Te quiero a ti. Te quiero a ti conmigo. Nos quiero a los dos juntos. Porque juntos somos capaces de hacer que el aire huela mejor, que el cielo esté más azul y que nuestros corazones estén más rojos que nunca. Sí. Somos capaces de esto y de mucho más. Así que te hago una pregunta: ¿quieres hacer mi sueño realidad?

2 comentaris:

mis palabras a tus ojos